SIERRA SECA: La puerta olvidada

Hay rincones en nuestros montes que vivieron tiempos mejores. Sierra Seca y el paso del Peñón del Toro fueron durante mucho tiempo puerta de entrada y paso a las vecinas sierras de Castril y Cazorla, transito de arrieros con los pueblos de Jaén, porque por sus caminos se llegaba antes que por la tortuosa carretera de la Losa. La llegada con la modernidad de los vehículos de motor en detrimento de los cuadrúpedos, sumieron a esta sierra en un olvidado papel secundario.
Más reciente quedó de nuevo relegada al trazar los límites del Parque Natural de Castril, de la que solo se acordaron para situar los hitos que marcan los límites de este.
De ahí que en la actualidad pocos pasan por aquí. Algún pastor que sube a encontrarse con su rebaño, que pastan en estos suelos áridos donde, haciendo honor a su nombre, todo está seco. Eso sí, nunca faltan los jinetes de fin de semana, que a bordo de sus 200 caballos se empecinan en trazar nuevas vías pecuarias allí donde se le ocurre a su imaginación, por un territorio olvidado de la mano de Dios, de las autoridades, y de casi todos
.
.
.


Related Posts with Thumbnails