Cazorla: triste final de este quebrantahuesos

Se me hace difícil escribir la entrada de hoy. Hace poco tuve el triste honor de ser de las últimas personas en avistar con vida este ejemplar de quebrantahuesos durante una de mis rutas por el Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas.
Cazorla, era el nombre del ejemplar hembra que junto a otros de su especie, crían en cautividad para su posterior puesta en libertad la Fundación Gypaetus en el corazón de dicho parque.
Casualmente tuve noticias de la existencia de esta asociación que me solicitó las fotos y localización de ese día, a lo que gustosamente accedí con el fin de contribuir al seguimiento que hacen de esta especie, y de la que a los pocos días me enviaron un email con su identificación
El pasado sábado se pusieron de nuevo en contacto conmigo comunicándome que lo habían encontrado muerto en el vecino Parque Natural de Castril, previsiblemente a causa de los cebos envenenados que en pleno siglo XXI se siguen colocando por nuestros campos.



Cazorla nació en febrero en el Centro de Fauna de Vallcalent (Lérida) y fue liberada en el Parque de Cazorla el mes de mayo, su corta vida acabó este pasado octubre. En lo que va de año es el segundo ejemplar encontrado muerto en esta sierra, ambos, presuntamente causados por el hombre.
Cuando has podido ver su vuelo en libertad por los cielos de nuestras montañas te quedas sin palabras con las que calificar un hecho de este tipo. Se me vienen a la cabeza unas palabras que leí un día de un autor cuyo nombre no recuerdo: “si no sabemos comportarnos como seres humanos, comportémonos al menos como animales.”

Más información de lo ocurrido y de la labor de la Fundación Gypaetus en
http://www.gypaetus.org/_detalle_noticias.php?id=60

1 comentario:

R. A. Riveiro dijo...

la pena de todo esto es que no sera el ultimo en morir.

Related Posts with Thumbnails